Sensores fotoeléctricos en la industria de envases, alimentos y bebidas

La industria de empaque, alimentos y bebidas requiere los más altos estándares de calidad y productividad cuando se trata tanto de sus productos como de sus equipos. Para mantenerse al día con las crecientes demandas de producir piezas de alta calidad rápidamente, muchos en la industria han incorporado sensores fotoeléctricos en sus líneas. Y con sus diseños duraderos, mediciones precisas y velocidad de generación de datos rápidos, es fácil saber por qué.

Si se combinan los beneficios de los sensores con el entorno limpio y bien iluminado de una planta de este rubro, hasta parecería que este producto se fabricó específicamente para la industria. Existen muchas variantes de sensores fotoeléctricos, pero las categorías principales son: Barreras de luz, difusos y sensores retro-reflectivos…

Barrera de luz
Los sensores del tipo barrera de luz vienen en muchas formas y tamaños diferentes, pero la idea central sigue siendo la misma. Un emisor dispara luz LED roja, láser roja, infrarroja o luz infrarroja LED a través de un área abierta hacia un receptor. Si el receptor detecta la luz, el sensor determina que no hay nada presente. Si no se detecta la luz, esto significa que un objeto ha obstruido la luz.
Aplicaciones más comunes:

  • Detección de objetos durante la producción.
  • Detección de líquido en botellas transparentes.
  • Detectar, contar y empaquetar tabletas.

Sensores difusos
Los sensores difusos funcionan de manera un poco diferente, ya que el emisor y el receptor están en la misma carcasa, a menudo muy cerca uno del otro. Con este sensor, el haz de luz se emite, la luz rebota en una superficie y la luz regresa al receptor. La principal conclusión de este sensor es que el objeto que se detecta también se utiliza como superficie reflectante.
Aplicaciones más comunes:

  • Detección de etiquetas.
  • Seguimiento del diámetro de la película.
  • Verificación de la altura de la pila en el palet.

Retro reflectivos
Los sensores retro reflectivos son similares a los sensores difusos en el sentido de que el emisor y el receptor también están contenidos dentro de la misma carcasa. Pero este sensor requiere un componente adicional: un reflector. Este sensor no usa el objeto en sí para reflejar la luz, sino que usa un reflector específico que polariza la luz, eliminando la posibilidad de lecturas falsas positivas. Estos sensores son una fuerte alternativa al haz de luz cuando no hay espacio para dos cabezales de sensor separados.
Aplicaciones más comunes:

  • Detección de película transparente.
  • Detección de palets retractilados.
  • Detectando cualquier objetivo reflectante.

 

Esta entrada fue publicada en Sensores fotoeléctricos, Sensores para detección de objetos y etiquetada . Enlace permanente.

Comenta aquí