¿Qué tecnología RFID es mejor para ti?

Hay muchos artículos sobre el uso de RFID para la trazabilidad. No toda la tecnología RFID es igual. Cada tecnología RFID funciona de manera diferente y se clasifica por la banda de frecuencia del espectro de radio, como baja frecuencia, alta frecuencia y frecuencia ultra alta.

En RFID de baja y alta frecuencia, el rango de lectura entre la etiqueta RFID y la antena del lector se mide en milímetros y pulgadas. El rango de lectura en la tecnología RFID de frecuencia ultra alta (UHF) puede variar de un metro a 100 metros. Por lo general, la trazabilidad del inventario se realiza utilizando una banda de frecuencia ultra alta del espectro de radiofrecuencia, debido a la necesidad de leer el activo a una distancia mayor para que no interfiera con el flujo de producción.

Hay dos tipos de RFID UHF, pasivo y activo. RFID UHF pasivo significa que las etiquetas RFID en sí mismas no tienen una fuente de alimentación adicional. La antena del lector UHF envía un campo de ondas electromagnéticas, y las etiquetas RFID dentro del campo electromagnético tienen una antena interna que recibe la energía que activa el circuito integrado dentro de la etiqueta para reflejar las señales y comenzar a comunicarse. La distancia de lectura entre la etiqueta RFID pasiva y el lector de antena está determinada por varios factores, como el tamaño del campo de ondas electromagnéticas generado por la antena del lector y el tamaño de la antena receptora en la etiqueta RFID.

Los sistemas RFID UHF activos no requieren que la etiqueta refleje las señales para comunicarse porque la etiqueta RFID activa tiene su propio transmisor y una fuente de batería interna. Debido a esto, con RFID UFH activo puede obtener rangos de lectura de hasta 100 metros. Hay etiquetas activas que se despiertan y se comunican cuando reciben una señal de radio de una antena lectora, mientras que otras son balizas que emiten una señal en un intervalo preestablecido. Las etiquetas activas de baliza pueden localizar en tiempo real la ubicación del activo al que está adherida la etiqueta RFID. Sin embargo, una desventaja de las etiquetas RFID activas es la duración de la batería de la etiqueta. Si la batería está muerta, el activo ya no será visible.

Una vez que se conocen las fortalezas y debilidades de cada tipo de sistema RFID UHF, es más fácil trabajar con las limitaciones del sistema. Por ejemplo, la aplicación de la Figura 1 muestra una antena lectora para leer contenedores de material colocados a unos pocos pies de distancia para que no estorben la producción. Un sistema RFID UHF pasivo funcionará en este caso, debido a la distancia entre la antena y la etiqueta RFID en el contenedor a unos pocos pies de distancia. No hay necesidad de preocuparse por la duración de la batería de la etiqueta RFID pasiva.

Si se requiere la ubicación exacta de un molde de producción en una instalación grande, entonces es probable que sea mejor utilizar un sistema RFID UHF activo. La incorporación de una etiqueta RFID activa que envía una baliza a un intervalo fijo a un centro de datos garantiza que siempre se conozca la ubicación de todos los activos. Con esta configuración, la ubicación exacta del molde se puede encontrar en cualquier momento en la instalación.

Esta entrada fue publicada en Sistemas RFID industriales y etiquetada , . Enlace permanente.

Comenta aquí