Métodos fotoeléctricos de operación

Los sensores fotoeléctricos varían en sus principios operativos y se pueden usar de varias maneras, dependiendo de la aplicación. Se pueden usar para detectar si un objeto está presente, determinar su posición, medir el nivel y más. Con tantos tipos, puede ser difícil elegir el sensor adecuado para su aplicación y, al mismo tiempo, tener en cuenta las condiciones ambientales. A continuación, se ofrece una breve descripción de los diferentes principios operativos utilizados en los sensores fotoeléctricos y dónde se pueden utilizar mejor.

Difuso

Los sensores difusos son el tipo más básico de sensor fotoeléctrico, ya que solo requieren el sensor y el objeto que se detecta. El sensor tiene un emisor y un receptor integrados, por lo que a medida que la luz se emite desde el emisor y alcanza un objeto, la luz rebotará en el objeto y entrará en el receptor. Esto envía una señal discreta de que un objeto está dentro del rango de detección. Debido a que la reflectividad depende del objetivo, los sensores difusos tienen el rango más corto de los tres principios de funcionamiento discretos principales. Los sensores de supresión de fondo funcionan bajo el mismo principio, pero se les puede enseñar a ignorar objetos en el fondo utilizando la triangulación para garantizar que cualquier luz más allá de cierto ángulo no active una salida. Si bien los sensores difusos pueden verse afectados por el color del objetivo, el uso de un sensor de supresión de fondo puede limitar el efecto que el color tiene sobre la fiabilidad. Los sensores de supresión de primer plano funcionan de la misma manera que la supresión de fondo, pero ignorarán cualquier cosa en el primer plano de la distancia enseñada.

Retro-reflectivo

Los sensores retrorreflectivos también tienen el emisor y el receptor en una sola carcasa, pero requieren que se monte un reflector o una cinta reflectante frente al sensor para que la luz recibida lo active. A medida que un objeto pasa por delante del reflector, el sensor ya no recibe la luz, lo que dispara una salida. Debido a la naturaleza del reflector, estos sensores pueden operar a distancias mucho mayores que un sensor difuso. Estos sensores vienen con filtros no polarizados o polarizadores. El filtro polarizador permite que el sensor detecte objetos brillantes y no lo vea como un reflector y evita que cualquier luz ambiental dispersa active el sensor.


Through beam

Los sensores through beam tienen al emisor y al receptor por separado y se colocan uno frente al otro. La salida se dispara una vez que el haz de luz se ha roto. Debido al emisor y receptor separados, el sensor puede funcionar en el rango más largo de los tipos mencionados anteriormente. En estos rangos largos y dependiendo del tipo de luz utilizada, el emisor y el receptor pueden ser difíciles de configurar en comparación con los difusos y los retroreflectivos.

Distancia

Los tres tipos anteriores de sensores fotoeléctricos proporcionan salidas discretas que indican si un objeto está presente o no. Con los sensores fotoeléctricos de distancia, usted puede obtener una lectura continua de la posición del objeto que se está midiendo. Hay dos formas principales de medir la distancia del objeto, el tiempo de propagación, que calcula cuánto tiempo tarda la luz en regresar al receptor, y la triangulación, que utiliza el ángulo de la luz reflejada entrante para determinar la distancia. La triangulación es la opción más precisa, pero el tiempo de propagación puede ser más rentable sin dejar de ofrecer una buena precisión.

Tipo de luz y ambiente

Con cada principio operativo, se utilizan tres tipos de luz en los sensores fotoeléctricos: luz roja, luz roja láser e infrarroja. Dependiendo de las condiciones ambientales y la aplicación, a ciertos tipos de luz les irá mejor que otros. La luz roja es el tipo de luz estándar y se puede usar en la mayoría de las aplicaciones. La luz roja láser se utiliza para una detección más precisa, ya que tiene un punto de luz más pequeño. El infrarrojo se usa en entornos de baja visibilidad, ya que puede atravesar más suciedad y polvo que los otros dos tipos. Aunque el infrarrojo puede funcionar mejor en estos entornos más sucios, los sensores fotoeléctricos se deben usar principalmente donde la acumulación es menos probable. También se debe considerar el montaje ya que estos sensores generalmente no son tan pesados como algunos interruptores de proximidad y se rompen/fallan más fácilmente.

Como puede ver, los sensores fotoeléctricos tienen muchos métodos diferentes de operación y flexibilidad con el tipo de luz para ayudar en una amplia gama de aplicaciones. Al considerar el uso de estos sensores, es importante tener en cuenta las condiciones ambientales que rodean al sensor, así como las restricciones de montaje/posicionamiento, al elegir cuál es el adecuado para su aplicación.

Para obtener más información sobre sensores fotoeléctricos, visite esta página web.

Esta entrada fue publicada en Sensores fotoeléctricos, Sensores para detección de objetos y etiquetada , , . Enlace permanente.

Comenta aquí