¿Es mejor un sensor fotoeléctrico para tu aplicación de detección de etiquetas?

La detección de etiquetas se encuentra en todas las industrias de manufactura. Detectar la ubicación, la orientación, el color o el tamaño de una etiqueta es fundamental para la calidad del producto e incluso puede ser necesario por motivos de seguridad. Al contrario de lo que algunos creen, no todas las aplicaciones de detección de etiquetas requieren un sistema de visión costoso. En este artículo revisaremos algunas aplicaciones comunes que se pueden resolver con solo un sensor fotoeléctrico.

Al igual que con cualquier aplicación de sensor, es necesario adaptar específicamente los sistemas para aplicaciones individuales. En la detección de etiquetas, las propiedades de la etiqueta dictan el sensor necesario para el trabajo. El uso del sensor correcto garantizará la precisión del proceso de fabricación al limitar la posibilidad de errores o lecturas incorrectas al colocar o cortar la etiqueta. La posibilidad de errores disminuye cuando las etiquetas están diseñadas para tener marcas utilizadas como punto de referencia para que el sensor las reconozca, indicando a la programación del PLC que es hora de cortar o colocar la etiqueta. Al buscar una aplicación de detección de etiquetas, hay varios tipos de sensores fotoeléctricos disponibles.

Sensores de herradura Through Beam
Un sensor de herradura Through Beam tiene un emisor y un receptor integrados en la misma carcasa que proporciona un haz de luz consistente que es fácil de configurar para muchas aplicaciones. Para la detección de etiquetas, los sensores de herradura tienen botones de aprendizaje para configurar el objetivo y el fondo para que las marcas únicas puedan activar el sensor. Esto ayuda a encontrar un marcador de identificación que pueda identificar dónde cortar la etiqueta. Para aplicaciones con marcas consistentes en diferentes etiquetas, no será necesario volver a programar el sensor si el color de la marca de identificación y el fondo son iguales. El uso común de estos sensores es en líneas de fabricación flexibles porque los operadores pueden volver a enseñar al sensor a reconocer una nueva etiqueta con un estilo y color diferente en menos de 60 segundos.

Sensores de contraste
Al proporcionar un alto nivel de precisión para encontrar etiquetas en una variedad de productos, se puede enseñar a los sensores de contraste a identificar un objetivo en muchos tipos de materiales diferentes, lo que brinda una ventaja cuando se trabaja con objetos tridimensionales. Proporcionan supresión de fondo, lo que permite aplicaciones que utilizan objetos transparentes, como vidrio y plástico, y funcionan distinguiendo entre objetos en función de sus valores de gris. Esto significa que los sensores de contraste son muy precisos cuando detectan objetos con colores similares.

Sensores de color
Los sensores de color son una elección fantástica cuando se trabaja con etiquetas de muchos colores diferentes. A un sensor de color tradicional se le pueden enseñar hasta 7 parámetros de color diferentes para distinguir un tipo de etiqueta de los demás. Los fabricantes con múltiples líneas de producción que tienen etiquetas con varios colores pueden usar un solo sensor de color para detectarlas todas. Los sensores de color con capacidad IO-Link más avanzados brindan una gran cantidad de oportunidades para configurar muchos tipos de etiquetas diferentes. Usando el software de detección de color, un sensor de color puede aprender hasta 256 parámetros de color diferentes. Los usuarios pueden configurar cada ajuste de color para los colores de la etiqueta y el fondo.

Es importante recordar que cuando se trata de seleccionar el sensor correcto para la detección de etiquetas, tienes varias opciones. Debes considerar los detalles de tu aplicación y elegir la solución que garantice la precisión y la calidad durante el proceso de fabricación

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Enlace permanente.

Comenta aquí